El seguro de impago de alquiler es la mejor forma de mantener protegida tu vivienda alquilada ante la eventual posibilidad de posibles impagos por parte de tus inquilinos, daños causados en la propiedad derivados de vandálicos o posibles gastos jurídicos en caso de que haya que acudir al juzgado para reclamar el impago judicialmente. De esta forma, se ofrece una garantía mayor y una protección mejorada al propietario para que pueda alquilar con tranquilidad la vivienda.

 

El precio de un seguro de impago de alquiler puede variar de una compañía a otra. Y depende del tipo de coberturas que se incluyan en la póliza. En función de la cuantía del alquiler mensual que se pague, se calcula la prima del seguro. Así, por ejemplo, el seguro de Allianz establece una prima en función de la renta y de la duración del seguro, de tal forma que para una renta media de 700€/mes, la prima por un seguro de impago de 6 meses sería de 237 euros, mientras que, para una duración de 12 meses, la prima se establecería en 330 euros. En cualquier caso, es necesario conocer bien el tipo de producto y las coberturas que ofrece, para encontrar una solución óptima a cada caso.

 

Este tipo de seguro es más habitual que se contrate a la vez que se firma un contrato de alquiler, aunque también podría hacerse en cualquier momento mientras dure el contrato de arrendamiento.

 

Frecuentemente es también un seguro que contrata el propietario de la vivienda, aunque existe también la modalidad de contrato para inquilinos, que ofrece una garantía extra de solvencia del inquilino que puede ser muy valorada por el propietario del inmueble.

 

¿Cómo funciona un seguro de impagos de alquiler?

El funcionamiento de este tipo de seguros es relativamente sencillo. En la póliza se recogen una serie de supuestos en los que se activará el seguro o la garantía, así como las cantidades que se pagarán como indemnización en cada caso.

 

Como comentábamos antes, hay que tener presente que el seguro de impago de alquiler puede contratarlo tanto el propietario como el inquilino.

 

En el caso de los propietarios, cuando deba reclamarse un impago de alguna de las mensualidades del alquiler, es necesario que se haya realizado la reclamación oficialmente y que hayan transcurrido una serie de meses antes de poder reclamar. Es decir, existen unos plazos y una forma concreta para presentar la reclamación de impago ante el seguro. Además, en ocasiones puede limitarse el cobro a la existencia de una sentencia en firme que acredite la morosidad o falta de pago por parte del inquilino.

¿Quién tiene que pagar el seguro de impago de alquiler?

Esta pregunta es muy frecuente, y la respuesta es depende. En teoría, podría pensarse que quien está moralmente obligado a pagar este seguro es el propietario, ya que será él quien se beneficie. Pero no debemos tampoco olvidar que la modalidad de suscripción de este seguro por parte del inquilino aporta también beneficios a éste, como el pago de la cuota de alquiler cuando se encuentre en situación de desempleo o en las otras circunstancias contempladas en la póliza y que dependen en gran medida del tipo de producto que hayamos contratado.

 

¿Cuánto tarda un seguro de impago de alquiler?

En cuanto a los plazos para recibir las cuotas de alquiler que no han sido pagadas por el inquilino, esto dependerá del producto contratado. En general, estos seguros contemplan que, a partir del tercer mes de haber presentado la reclamación formal, se empiecen a percibir las rentas mes a mes.

Echa un vistazo a nuestro seguro de impago de alquiler.  Y si tienes cualquier duda, contacta con nuestro equipo.

Contacto
close slider